El método Montessori es un sistema educativo creado y desarrollado por Maria Montessori, quien comenzó a desarrollarlo en Italia, su país natal y actualmente se practica en unas 65.000 escuelas de todo el mundo.

¿Pero… En qué consiste el Método Montessori?

El Método Montessori es una disciplina cuyo objetivo es dar al niño libertad para expresar su espontaneidad. Según María Montessori la verdadera salud, física y mental, es el resultado de la «liberación del alma». En este camino de liberalización del niño, el adulto debe intervenir sólo para ayudarlo a conquistarlo. Recrear ambientes familiares «a medida», proporcionando objetos pedagógicos especialmente diseñados, lo que favorece el desarrollo intelectual del niño.
La observación cuidadosa de su comportamiento, sin interferir, le permitirá aprender y autocorregirse. El adulto debe ser un «ángel de la guarda» y dejar que el niño se exprese. Recrear entornos que puedan ayudarlo a interactuar con la vida cotidiana y proporcionar objetos pedagógicos ad hoc, lo que aumenta el desarrollo intelectual del niño. No interferir le permitirá al niño autocorregirse y pensar en soluciones para resolver cualquier obstáculo.

Método Montessori: El nacimiento de las «Casas de los Niños»

El Método Montessori revolucionó por completo el concepto de educación y crianza del niño. María Montessori fundó su primera «Casa de los Niños» en Roma en 1906. De su obra nació un verdadero movimiento Montessori. Movimiento que se extendió no sólo en la mayor parte de Europa sino también a nivel internacional. Los Hogares de Niños que nacieron en España, en Holanda, en Inglaterra, en América.
Se realizaron verdaderos cursos internacionales para aprender y aplicar este nuevo método. El papel y el trabajo del maestro cambió completamente la dirección de los métodos tradicionales de enseñanza. De hecho, para los educadores que abrazaron la ideología Montessori, no fue tan sencillo practicarla. Era muy difícil desviarse del método de enseñanza clásico.método Montessori
Esto se debe a que el maestro debe aprender a separar el trabajo que puede hacer y el que «no puede» hacer. Para tener éxito en este objetivo, siempre debe practicar un cuidadoso estudio psicológico de su comportamiento. Solo así podrá hacer que el niño exprese su espontaneidad. Por lo tanto, el maestro debe convertirse en un observador y «estudiar» el comportamiento del niño. Sus lecciones deben ser breves, sencillas y objetivas. Al presentarle un objeto al niño, por ejemplo, el profesor tendrá que explicar su funcionalidad de la forma más breve posible y con palabras muy sencillas. Entonces tendrá que dejar al niño libre para actuar en consecuencia. No tendrá que insistir si está usando mal el objeto, y mucho menos intervenir para ayudarlo a usarlo bien. Al interferir en el trabajo del niño, el maestro le quitará la dignidad y la libertad de hacerlo por sí mismo. Tampoco le dará la oportunidad de autocorregirse . Solo más tarde el maestro explicará el mismo objeto al niño una y otra vez. Manteniendo su brevedad y sencillez al ilustrarlo.
“Nunca ayudes a un niño mientras está haciendo una tarea en la que siente que puede tener éxito”.
(María Montessori)

Método Montessori: Lecciones individuales

El maestro debe estimular la vida y dejarla libre para que se desarrolle. Para que esto sea posible, se introdujo un cambio importante en los Hogares de Niños: la lección individual. De hecho, el profesor no explica a toda la clase, por ejemplo, la función de un objeto. Explica individualmente a cada niño un objeto diferente y estudia su comportamiento. Con las lecciones grupales de los métodos tradicionales de enseñanza, se pierde la espontaneidad del niño porque nunca actuará individualmente. El niño responderá y reaccionará colectivamente al no manifestar su intención y aprendizaje personal.

El entorno Montessori

El amueblamiento del ambiente en el método Montessori juega un papel fundamental. El método Montessori, en efecto, parte de recrear ambientes construidos al alcance del niño. María Montessori trajo grandes cambios estéticos y funcionales a los hogares infantiles. Por ej.: la mesa y la silla, ligeras y fáciles de mover para el niño, sillones en los que el niño puede sentarse, taquillas y perchas a la altura del niño, lavabos y estanterías bajas con todos los kits de limpieza para dientes, manos, cara… objetos de la vida práctica que son fáciles de tomar y usar En definitiva, una reproducción real de un entorno accesible y familiar. Así el niño tiene la posibilidad de moverse libremente y sobre todo de aprender a ‘moverse’.Método Montessori
Reproducir el ambiente doméstico y hacer que los niños repitan los actos de la vida cotidiana, como tender los abrigos, ordenar, barrer, lavarse las manos y los dientes, son ejercicios de vida cotidiana que empoderan a los pequeños y les enseñan el sentido del orden y la limpieza. 
Otro factor determinante en el ambiente Montessori es presentar a los niños objetos interesantes , con colores vivos y bonitos adornos. Son precisamente los objetos los que atraen al niño y le indican qué hacer con ellos (“tómame”, “úsame”). Para ellos, el poder utilizarlos solos, y por lo que en ellos suscitan, les da la feliz satisfacción de un sentido completo.
“Para ayudar a un niño, debemos brindarle un ambiente que le permita desarrollarse libremente” (María Montessori).
El principio del método Montessori por tanto, se basa en dar al niño la libertad de expresar su espontaneidad. Sin embargo, este no es un principio fácil de asimilar y practicar. Nos encontramos en una sociedad basada en reglas que siempre han practicado y enseñado la obediencia y la disciplina. Para implementar este método, además de aprender a observar al niño, también debes aprender a interpretar sus acciones antes de intervenir. Muchas veces estas acciones, consideradas imprudentes o inapropiadas, en realidad no son más que manifestaciones de una intención distinta a la que se supone. Además, a menudo también tienen un propósito muy importante y útil para el propio niño.
Empoderar al niño Con el Método Montessori, lo que un adulto puede y no puede hacer es verdaderamente una línea muy fina. Debes guiar al niño pero evitar conducirlo en cada una de sus acciones. Esto se debe a que existe el riesgo de superponer la capacidad y la voluntad del adulto al niño. Al darle la oportunidad de asumir la responsabilidad , el niño toma conciencia de sus propias acciones. Por eso es importante repetir los ejercicios prácticos de vida .
Repetir el mismo ejercicio una y otra vez ayuda al niño a perfeccionar sus movimientos. Tenerlo siempre haciendo el mismo ejercicio práctico de la vida, como poner la mesa , lo hace responsable de una actividad importante que ubica los horarios de almuerzo y cena en el día. El adulto sólo tiene que mostrar y dirigir las acciones que los niños han aprendido a realizar por sí mismos, y ayudarlos a colocar estas acciones en la vida práctica.

Método Montessori: El mundo visto a través de los ojos del niño

No olvidemos nunca que para el niño, sobre todo a partir de la edad temprana, todo es un gran descubrimiento. Desafortunadamente, los adultos a menudo damos muchas cosas por sentadas. En realidad, el niño tiene tantas cosas que aprender, incluso la forma sencilla de «moverse» físicamente en las habitaciones… El niño debe descubrir cómo hacerlo, cómo debe descubrir objetos, animales, colores y todo lo demás que el mundo le ofrece. Es como cuando aprende a caminar.

Mobiliario Montessori

En este caso está claro que tiene que aprender y le ayudamos a hacerlo sin prejuicios, con calma y dedicación. Pero hay muchas otras cosas que le resultan «físicamente» muy difíciles de hacer, como mover una silla. Precisamente en base a esto, antes de intervenir, siempre se debe hacer un cuidadoso análisis y estudio de su comportamiento. Si siempre es regañado y bloqueado inmediatamente, sin llegar nunca a su propósito, se verá privado de la libertad de aprender por sí mismo una acción que necesita para crecer.
Bien y mal Cabe recalcar que el niño, en su libertad, debe tomar conciencia del bien y del mal y aprender a actuar en consecuencia. Él no sabe la diferencia, ni siquiera sabe lo que son. Por lo tanto, al observarlo, uno debe en todo caso intervenir para hacérselo comprender. Edúcalo, explicándole siempre lo que es “ malo ” y lo que es “ bueno ”.
Un niño que le da una bofetada a otro niño porque le quitó un juguete que estaba usando debe ser devuelto inmediatamente porque comete una acción violenta que inmediatamente debe comprender que es mala. Tienes que explicarle con calma por qué no se debe hacer. La próxima vez, lo hará diferente.
Es un proceso largo y no fácil de implementar. Necesitas calma y paciencia. Pero los resultados que se pueden lograr son maravillosos y realmente ayudan a hacer una «diferencia » en el crecimiento del niño.»
Haz click para valorarnos!
[Total: 0 Average: 0]